Ya tenía ganas de hacer este post, pero para hacerlo necesitaba tiempo, vacaciones, y una cámara acuática o una cámara con carcasa; justo la semana pasada se alinearon los astros. Así que ahí va!

He estado 10 días por Cadaqués, lugar al que por suerte puedo ir a menudo, estuve de vacaciones, y mi tío me prestó su cámara Canon PwerShot SX230 HS junto a la carcasa correspondiente (WP-DC42) para sumergirla, el tiempo lo conseguí por la falta de cobertura telefónica, cosa que me impidió trabajar a distancia, aunque si mandar algún que otro tweet:

Nos os voy a hacer ninguna revelación de como conseguir buenas fotos bajo el agua, para eso hay gente experta en el tema, y con mucha más experiencia (vamos, mi experiencia en este tema se reduce a estos 10 días de vacaciones); pero si que os contaré con alguna dificultad que me encontré y como las solucioné.

Tenemos que tener en cuenta que la fotografía “es el arte y la técnica para obtener imágenes duraderas debidas a la acción de la luz” (como dice la Wikipedia), y debajo el agua la luz se pierde… y mucho. En este artículo de la wikipedia se habla de esas dificultades técnicas. Al disminuir la luz, nos encontramos que el balance de blancos (automático) de nuestra cámara no sirve para nada, todo se ve azul.

Así que todas las fotografías que os muestro han sido editadas con Adobe Lightroom, con tal de corregir el balance de blancos y ajustar la exposición, contraste, saturación…etc. Como la Canon SX230 HS no dispara en RAW sino sólo en JPG, las imágenes no tienen esa calidad que podríamos conseguir con una réflex o compacta avanzada… (Nota mental: próximo objetivo, hacer fotos acuáticas con una réflex y en RAW).

Por otro lado tenemos el problema de la corriente de agua, que dificulta quedarse quieto para tomar la fotografía. Supongo que si se realizara la inmersión con bombonas botellas de oxígeno podríamos solucionar mejor el tema, pero si lo hacemos a pulmón, como lo hice yo, tenemos el inconveniente que cuando consigues quedarte quieto bajo el agua, ya no consigues alargar esa apena y necesitar salir a la superficie a respirar.

Os resumo en 3 apartados las fotos realizadas:

1. Peces

2. Peces “camuflados”

3. Anémonas de mar

Aunque como ya demostré en mi Instagram, no siempre es necesario una cámara acuática para mostrar el fondo del mar, simplemente estando en el lugar adecuado se puede conseguir!

Fotografía de portada: Cristina Bosch ©. Modelo: yo mismo.Ya tenía ganas de hacer este post, pero para hacerlo necesitaba tiempo, vacaciones, y una cámara acuática o una cámara con carcasa; justo la semana pasada se alinearon los astros. Así que ahí va!

He estado 10 días por Cadaqués, lugar al que por suerte puedo ir a menudo, estuve de vacaciones, y mi tío me prestó su cámara Canon PwerShot SX230 HS junto a la carcasa correspondiente (WP-DC42) para sumergirla, el tiempo lo conseguí por la falta de cobertura telefónica, cosa que me impidió trabajar a distancia, aunque si mandar algún que otro tweet:

Nos os voy a hacer ninguna revelación de como conseguir buenas fotos bajo el agua, para eso hay gente experta en el tema, y con mucha más experiencia (vamos, mi experiencia en este tema se reduce a estos 10 días de vacaciones); pero si que os contaré con alguna dificultad que me encontré y como las solucioné.

Tenemos que tener en cuenta que la fotografía “es el arte y la técnica para obtener imágenes duraderas debidas a la acción de la luz” (como dice la Wikipedia), y debajo el agua la luz se pierde… y mucho. En este artículo de la wikipedia se habla de esas dificultades técnicas. Al disminuir la luz, nos encontramos que el balance de blancos (automático) de nuestra cámara no sirve para nada, todo se ve azul.

Así que todas las fotografías que os muestro han sido editadas con Adobe Lightroom, con tal de corregir el balance de blancos y ajustar la exposición, contraste, saturación…etc. Como la Canon SX230 HS no dispara en RAW sino sólo en JPG, las imágenes no tienen esa calidad que podríamos conseguir con una réflex o compacta avanzada… (Nota mental: próximo objetivo, hacer fotos acuáticas con una réflex y en RAW).

Por otro lado tenemos el problema de la corriente de agua, que dificulta quedarse quieto para tomar la fotografía. Supongo que si se realizara la inmersión con bombonas botellas de oxígeno podríamos solucionar mejor el tema, pero si lo hacemos a pulmón, como lo hice yo, tenemos el inconveniente que cuando consigues quedarte quieto bajo el agua, ya no consigues alargar esa apena y necesitar salir a la superficie a respirar.

Os resumo en 3 apartados las fotos realizadas:

1. Peces

2. Peces “camuflados”

3. Anémonas de mar

Aunque como ya demostré en mi Instagram, no siempre es necesario una cámara acuática para mostrar el fondo del mar, simplemente estando en el lugar adecuado se puede conseguir!

Fotografía de portada: Cristina Bosch ©. Modelo: yo mismo.

Pin It on Pinterest